ElsitioPorcino.com - Avicultura, Salud Aviar, Bienestar, Enfermedades, Noticias Avícolas, Artículos, Fotos Avícolas

Artículos

Factores que afectan la mortalidad pre-destete del lechón Parte 2

10 noviembre 2020

Genesus - The first power in genetics

Generalmente, es difícil atribuir a una sola causa, la mortalidad pre-destete (MPD). Varias causas predisponentes y sus complejas interacciones conducen a la MPD (Figura 1). Estos factores predisponentes se pueden clasificar en términos generales en (A) Factores de la cerda (B) Factores de los lechones y (C) Factores ambientales.

Por: Dinesh Thekkoot PhD, Genesus Inc.

La primera parte de esta serie la pueden encontrar aquí:

Factors Affecting Preweaning Piglet Mortality
Part 1

Desentrañar estas complejas interacciones para descubrir la causa principal es un paso importante para disminuir la MPD.

A. Factores de la cerda

La madre proporciona al feto/lechón los recursos vitales en el útero, durante el parto y durante la lactancia y, por lo tanto, juega un papel fundamental en la supervivencia de los lechones hasta su destete. El genotipo de la cerda, el número de partos, la nutrición y la condición física durante la gestación y la lactancia también pueden influir en la movilización de recursos hacia el lechón y, por lo tanto, pueden afectar la MPD.

1. Efecto del entorno intrauterino: la muerte embrionaria puede ocurrir antes de la implantación o durante la fase posterior a la implantación. Los principales factores que contribuyen a la pérdida posterior a la implantación son el apiñamiento uterino y la insuficiencia placentaria (cuando la placenta no puede suministrar los nutrientes esenciales y el oxígeno al feto en desarrollo). Estas condiciones pueden resultar en un mayor número de lechones nacidos muertos o lechones de baja viabilidad.
2. Parto prolongado: el impacto de la duración del parto puede influir en la supervivencia de los lechones. El parto prolongado puede provocar cambios en el comportamiento y la fisiología de la cerda, lo que puede influir en la supervivencia de los lechones durante el parto. El parto prolongado, a su vez, es causado por varios factores, incluido el aumento del tamaño de la camada, el estrés y la fatiga de la cerda, el entorno del parto, el tamaño del lechón y la condición corporal de la cerda.
3. Disponibilidad de calostro: Los lechones reciben inmunoglobulinas maternas directamente a través del calostro, y esta es la única forma en que el lechón puede adquirir inmunidad a corto plazo. Además, el calostro es un factor importante en la capacidad del lechón para responder a temperaturas reducidas y al frío. El lechón solo puede absorber inmunoglobulinas maternas durante unas 48 horas, por lo que cualquier retraso en la ingesta de calostro puede afectar la supervivencia del lechón. La ingesta de calostro puede estar limitada por factores de la cerda o de los lechones (discutidos a continuación). Pero los estudios han demostrado que, en genotipos prolíficos, la transferencia de calostro está más limitada por el rendimiento de la cerda que por la adquisición de lechones (Devillers et al. 2011).
4. Comportamiento materno: el aplastamiento se considera una de las causas más importantes de MPD, y el comportamiento de la cerda es una de las principales causas de esto. El comportamiento inquieto durante el parto no solo impide el acceso al calostro, sino que también aumenta las posibilidades de muerte accidental de lechones durante el parto. Para que los lechones tengan fácil acceso a la leche y al calostro, la cerda debe ser razonablemente pasiva, debe acostarse lateralmente exponiendo su línea mamaria y debe emitir gruñidos rítmicos como señal a los lechones recién nacidos. La agresión, que es más frecuente en las primerizas, es otra anomalía del comportamiento que puede influir en la MPD.

B. Factores del lechón

Estos son factores que son causados principalmente por problemas físicos o de comportamiento con los lechones.

1. Peso corporal, madurez y vigor: El peso corporal se considera el factor más importante que determina la supervivencia de los lechones. Un estudio publicado por Roehe y Kalm (2000), informó que las tasas de mortalidad antes del destete eran de alrededor del 40% para lechones que pesaban menos de 1 kg, 15% para lechones que pesaban entre 1 y 1,2 kg y solo 7% para lechones de más de 1,6 kg. Junto con el tamaño, el grado de desarrollo o madurez también juega un papel importante en la supervivencia. Los lechones que han sufrido un retraso del crecimiento intrauterino (RCIU) tienen menos posibilidades de supervivencia incluso si se encuentran en el rango de peso corporal más alto. Los lechones inmaduros con órganos digestivos u otros órganos internos subdesarrollados, incluso si pueden lograr una ingestión temprana de calostro, pueden morir debido a la falta de la capacidad del lechón para absorber / digerir el calostro. El vigor o vitalidad del lechón describe el comportamiento de supervivencia del lechón, y los lechones que llegan más rápido a mamar, y encuentran un pezón e ingieren calostro, tienen una mayor probabilidad de supervivencia.
2. Género: Baxter et al (2012) informaron que, aunque los lechones machos nacieron más pesados y con un índice de masa corporal más alto (peso al nacer / longitud) que las hembras, tienden a sufrir más aplastamiento y tienen una probabilidad significativamente menor de supervivencia hasta el destete que las hembras.
3. Habilidades termorreguladoras: La capacidad del lechón recién nacido para producir calor metabólico (corporal) depende de las actividades coordinadas de varios órganos y es crucial para la supervivencia de los lechones. Esto es vital, especialmente en ambientes más fríos. Si la temperatura corporal desciende y se vuelve irreversible, el lechón morirá de hipotermia o se volverá más susceptible a factores secundarios como el aplastamiento. El mecanismo termorregulador es más importante para la supervivencia de lechones con bajo peso al nacer ya que la pérdida de calor por unidad de peso corporal es inversamente proporcional al tamaño corporal (Herpin et al 2002).

C. Factores medioambientales

1. Termorregulación del medio ambiente: La zona de confort térmico de los lechones y de las cerdas es marcadamente diferente. La temperatura crítica más baja de un lechón recién nacido es de alrededor de 34° C (93,2° F) y la zona de confort térmico para la cerda está entre 12-22° C (53,6 - 71,6° F). La creación de un entorno en el que los lechones recién nacidos estén por encima de su temperatura crítica más baja constituye uno de los mayores desafíos en las parideras.
2. Competencia: este desafío proviene del entorno social, y si no se maneja bien mediante el empleo de estrategias como el amamantamiento dividido dentro de las primeras 24 a 48 horas después del nacimiento, los lechones de bajo peso al nacer, independientemente de su vigor, estarán en riesgo de morir de hambre. La situación se complica por un aumento en la variación del peso al nacer de la camada.
3. Influencia del operario: La persona que gestiona las salas de parto también juega un papel en el control de la MPD. Algunos de estos factores son la temperatura ambiental, el flujo de aire del establo, la intervención en el parto cuando sea necesario, la asistencia a los lechones débiles con calostro, la higiene adecuada, los protocolos de tratamiento, etc.

Todos estos factores, independientemente o en combinación, conducen a la MPD, y requiere varias estrategias de manejo y selección para reducirla. La mortalidad antes del destete tiene un componente genético, y en la última parte de esta serie discutiremos en detalle las estrategias de selección genética que ha adoptado Genesus para reducirla.

Referencias:
Baxter et al (2012) The Weaker Sex? The Propensity for Male-Biased Piglet Mortality. PLoS ONE 7(1)
Devillers et al (2011). Influence of colostrum intake on piglet survival and immunity. Animal 5: 1605-1612.
Edwards et al. (2015). Piglet mortality: Causes and prevention. The Gestating and Lactating Sow. 253-278
Herpin et al (2002). Development of thermoregulation and neonatal survival in pigs. Livestock Production Science 78: 25-45.
Roehe et al. (2000). Estimation of genetic and environmental risk factors associated with pre-weaning mortality in piglets using generalized linear mixed models. Animal Science, 70(2), 227-240

 

Compártelo

Vitrina de la Industria

Patrocinadores

Socios